info@paracaidismo.org.ar (011) 4865 6985

Principales Datos

Con este salto, se han alcanzado cuatro récords nacionales de perfomance en Wingsuit, como lo son Altitud de lanzamiento, Distancia horizontal, distancia vertical y tiempo de vuelo.

El lanzamiento se realizó el 21 de mayo de 2022, desde una aeronave Pilatus PC-6 Turbo Porter, matrícula N354F piloteado por Guillermo Lascurain y Facundo Mancino, que despegó del Aeródromo Fortín Lobos.

  • Distancia horizontal (en linea recta): 18 643 metros
  • Distancia Vertical: 6 947 metros
  • Altitud de lanzamiento: 8 287 metros
  • Tiempo de Vuelo: 330 segundos

Los parámetros indicados son respaldados con el registro del sistema GPS portado por el paracaidista.

Los récords se inscriben en lo especificado en el Capítulo 3 del Anexo FAP a la Sección 5 del Código Deportivo FAI.


El salto fue revisado para su homologación por los Jueces Marcela Gallardo (FAP), Ricardo Ocordo (FAP) y Gustavo Eduardo Reyes (FAP/FAI), en base a los registros del sistema de Posicionamiento Global (GPS), del registrador FlySight® .

Registro GPS del vuelo

Salto

El salto, contado por Alejandro

"Según lo planeado comenzamos a respirar oxigeno puro desde el despegue. El ascenso tomó unos 40 minutos. Periódicamente a partir de los 14 000ft (4 270m) comenzamos a monitorear la saturación de O2 con oxímetros. En mi caso la misma nunca fue menor a 97%. Llegando a 25 000ft (7 620 m) hice la última medición que me dió 98%. En ese momento ya nos encontrábamos a 10 millas (16.0km) del aeroclub que era la distancia estipulada según los cálculos habituales de coeficiente de planeo de mi Wingsuit Freak3 de Squirrell.

Como la oxigenación nos estaba dando bien, decidimos ascender un poco más llegando hasta los 27 400ft (8 350m). Dos minutos antes del salto desconecté la manguera del tanque de O2 principal y el regulador Airox VII pasó a recibir oxígeno continuo del tanque chico en el interior del wingsuit.

Tuvimos alguna demora porque la puerta estaba trabada, lo que hizo que finalmente saliera del avión a 27.086ft (8 287m) y a 12 millas (19.3km) del aeroclub.

Al abrir la puerta yo no veía el cruce de pistas asique al comenzar el vuelo tome un curso de 90° hacia la ciudad de Lobos. Sali del avión aproximadamente a la altura de la localidad rural Antonio Carboni sobre la RP 40.

La temperatura exterior medida con el termómetro del avión era de -40°C pero en la puerta el frío era manejable gracias al equipo térmico debajo del wingsuit. La salida fue semi estable con una inclinación fuerte a la derecha que controle bastante rápido nivelando el wingsuit. La sensación fue como de falta de grip seguramente debida a la menor densidad del aire a esa altura. Esto también estaba previsto ya que los tres paracaidistas con los que hablé que volaron wingsuits en Usa a gran altitud me advirtieron de eventuales inestabilidades en la salida.

Mi casco esta equipado con un GPS flySight® y conectado a un pequeño parlante interior que me permite recibir audio en tiempo real con los parámetros de vuelo que elija. Lo tengo seteado para que me de altura cada 2000ft (610m) y coeficiente de planeo (glide ratio) cada 6 segundos. En mis vuelos normales ese parámetro oscila entre 2.0 y 2.8. Para mi sorpresa el wingsuit comenzó volando a un coeficiente de 3.6 sin bajar de 3.0 hasta cruzar los 19,700ft (6000m). Atribuyo este efecto a la altura porque nunca antes había alcanzado este valor al salir del avión.


Speed

El vuelo

El vuelo transcurrió sin novedades. A partir del minuto 3 empecé a sentir bastante cansancio en hombros y brazos. Intenté no modificar mucho ni relajar la posición para mantener lo más posible el coeficiente planeo que empezó a deteriorase progresivamente a partir de los 10 800ft (3 300m) pasando de 3.3 a niveles cercanos a 2.0 en el momento de la apertura.

El frío en las manos se sintió casi desde que salí del avión. Este problema estaba previsto ya que tenia que hacer un compromiso entre protección máxima a la sensación térmica (-40C a más de 200km/h) y sensibilidad para tomar el “hacky” y eventualmente las manijas de desprendimiento y emergencia. Para minimizar la exposición a la corriente de aire frio durante el vuelo mantuve las manos detrás de las alas y los puños.

La alarma de mi altímetro audible sonó primero a los 7 000ft (2 130m) para indicarme que el vuelo estaba cerca del final y a los 5 000ft (1 520m) para iniciar el “flare” previo a la apertura. Quedé colgado del paracaídas a 4 114ft (1 254m) y 5 minutos 30 segundos, después de salir del avión. En mi plan había contemplado una altura de apertura lo suficientemente alta para tener tiempo de resolver cualquier inconveniente aun estando muy cansado.

El paracaídas se abrió con medio giro algo violento y una de las bandas me saco la máscara de O2 de la cara. La misma quedó colgada de una sola bayoneta de sujeción. Un tema menor ya que si bien el tanque chico seguía entregando O2 continuo, el mismo ya no era necesario.

El cansancio se sintió de golpe una vez colgado del paracaídas abierto. No tuve ganas (ni energía) para aflojar la banda de pecho, ni colapsar el “slider”. Solamente abrí los cierres de las dos alas y un solo cierre para liberar la pierna derecha. Elegí un camino de tierra estrecho pero muy prolijo que estaba bien alineado con mi dirección de aterrizaje y metí el paracaídas ahí.

El GPS Flysight® instalado sobre mi casco grabó todos los parámetros de vuelo (Altura, Velocidad Horizontal y Vertical, “Glide Ratio”, Tiempo, Distancia Recorrida, Curso, Ángulo de ataque, Aceleración, etc. Trabajó conectado en forma permanente a un mínimo de 10 y a un máximo de 19 satélites y su precisión osciló entre un mínimo de 3.4m y un máximo de 1.0m. La velocidad total máxima registrada fue de 279.8 km/h. La velocidad vertical en vuelo estabilizado osciló entre un mínimo de 60.3 km/h y un máximo de 89.3 km/h. La distancia horizontal recorrida desde la salida del avión hasta la apertura del paracaídas fue de 18.837m (11.7 millas).


Equipamiento

El equipamiento

Equipamiento de paracaidismo

Usé un arnés Vector 3 con RSL y Skyhook, un velamen principal Pilot 7 150, un velamen de reserva PD 143, un Cypress 2, un altímetro audible Larsen & Brusgaard Quattro, un altímetro visual Larsen & Brusgaard Viso II, un GPS FlySight® y un wingsuit Freak 3 de Squirrell.

Si bien consideré en un primer momento usar mi wingsuit de racing diseñado para volar derecho a alta velocidad El Nala de Tony Suits) preferí utilizar el Freak 3 de Squirrell. Dos paracaidistas de los EE. UU. que saltaron a gran altitud me recomendaron usar el wingsuit con el que estaba mas familiarizado principalmente para evitar una salida inestable en aire fino.

De cualquier modo para mí el Freak 3 es un wingsuit de gran tamaño y performance excepcional. No estoy seguro de que con el Nala hubiera obtenido resultados superiores.

Sistema de Oxígeno

El sistema de oxígeno fue diseñado por Tad Smith, máxima autoridad en los EE. UU. en sistemas de oxígeno para saltos de gran altitud y Miguel Gomez, proveedor de equipamiento de O2 para aviación.

El corazón del equipo es el regulador de gran altitud para saltos HALO y HAHO AIROX VII. Este equipo va vinculado al conector CRU 60/P que a su vez se conecta a la banda de pecho. Del CRU 60/p sale la manguera ancha que se conecta a la máscara Gentex MBU-20p. El tamaño de la máscara es clave, ya que debe quedar sellada a la cara para evitar fugas de O2. El regulador de gran altitud AIROX VII tiene dos entradas de O2>: una que viene del sistema de oxígeno a demanda que se instala y queda en el avión y otra que viene del pequeño tanque de “bailout” que va en el bolsillo central del ala de piernas del wingsuit. El tanque de “bailout” es un Mountain High Oxygen Al-113.

El otro punto clave es el Regulador a Demanda (A14A Diluter Demand Regulator). Este regulador de aviación toma O2 a alta presión del tanque principal y entrega porcentajes incrementales de mezcla con aire a baja presión hasta un máximo de 100% de O2. Adicionalmente permite regular a través de un selector el caudal de O2 entregado en la máscara a diferentes alturas hasta 45 000ft (1 3700m). Es importante aprender a usarlo correctamente porque mal regulado dificulta la inspiración o la expiración.

El armado de todo el equipo se hizo con la asistencia de la empresa Metal Pilar S.A que diseña, desarrolla y fabrica equipos para uso medicinal de O2. Tad Smith supervisó desde los EE.UU. las diferentes pruebas del sistema. En la ultima prueba verificamos la duración en tierra del O2 de ambos tanques. La misma fue de 41 minutos para el tanque principal y de 15 minutos para el de “bailout”.

Ambas duraciones son bastante mayores a gran altura por la baja presión con lo que se consideraron suficientes.

Argentina tiene cultores de la disciplina de Wingsuit de nivel mundial. El Récord Nacional actual, supera por mucho al Récord Continental de Asia, logrado por Sudeep Kodavati (IND) el 26 de septiembre de 2019

Otros Récords

Riesgo de los saltos de gran Altitud

Síndrome de Descompresión

Es un problema similar al que sufren los buzos cuando ascienden muy rápidamente. Es un trastorno en el cual el nitrógeno, disuelto en la sangre y los tejidos, forma burbujas cuando la presión atmosférica disminuye rápidamente. Las microburbujas lesionan las estructuras adyacentes o pasan a la sangre y originan embolias gaseosas afectando pulmones y cerebro. El síndrome de descompresión puede dejar secuelas permanentes y es eventualmente mortal. Hay casos registrados a partir de los 20 000ft., pero la frecuencia aumenta significativamente por encima de los 25 000ft.

Solo el 13% de los incidentes registrados en los EE. UU. ocurrieron debajo de los 25 000ft. La velocidad de ascenso del avión incrementa el riesgo. La mejor forma de mitigar este riesgo es comenzar a respirar O2 en el despegue y hasta 30 minutos antes de subir al avión si van a superarse los 25 000ft. Es clave que la respiración de O2> sea ininterrumpida durante todo el ascenso.

Es importante tener en cuenta que este sistema protege al paracaidista para exposiciones a gran altitud de corta duración y en ningún caso mayores a los 30 minutos. Ante el primer síntoma hay que reducir la altitud lo más rápido posible.

Hipoxia

Este es un problema conocido por todos los paracaidistas ya que puede manifestarse a menor altura. Si bien hay casos registrados solo pasando los 15 000ft, la mayoría de los casos ocurren por encima de los 18 000ft. Es importante considerar que el Tiempo de Conciencia Útil (TUC), que es básicamente el tiempo que tenemos para resolver el problema una vez que se interrumpe el suministro de O2, disminuye rápidamente con la altura y no lo hace en forma lineal.

Normalmente, los síntomas desaparecen rápidamente cuando el paracaidista recibe O2 nuevamente.

Accesorios específicos

Si bien hice múltiples pruebas con diferentes guantes, incluyendo guantes eléctricos, finalmente me incliné por una combinación de un guante para protegerme del frio y un sobre guante para protegerme del viento. Como me anticipó Tad Smith el paracaidista tiene que arbitrar entre máxima protección al frio y sensibilidad para usar las manos. Los guantes interiores son los North Face Denali Etip y los exteriores son los Hot Shot Gore-Tex Infinium.

El equipo térmico que utilice bajo el wingsuit fue el provisto para el intento de Récord Mundial Secuencial 200 way del 2014 en Arizona. Por debajo utilicé una camiseta térmica de mangas cortas y por encima un chaleco térmico North Face. En lo personal no me gusta utilizar múltiples capas en las mangas ya que se han registrado incidentes en los que un cierre del ala se traba, no se pueden liberar un brazo, complicando la toma de los comandos.

Speed


Speed

El casco

El casco que fue el Bonehead Composites Versa fue modificado con:

  • Un soporte para el GPS flysight
  • Un soporte para la cámara Gopro Max
  • Un auricular derecho plano Uclear Digital Pulse para recibir audio del Flysight
  • Dos receptores para las bayonetas de la máscara Gentex de O2
  • Un auricular izquierdo Gentex compatible con el micrófono incorporado a la mascara de O2

Entrenamiento Realizado

El proyecto tuvo una duración total de 14 meses desde su concepción. En forma paralela al armado y testeo de todo el equipamiento necesario, empecé a realizar saltos a altitud normal en los que fui incorporando distintas partes del equipo en forma progresiva.

Esto me permitió ir familiarizándome con todos los elementos para que el día del salto a gran altitud nada fuera nuevo para mí. Hice un total de 20 saltos siendo el ultimo un salto a 13 000ft (3 960m) en el que probé el equipamiento completo incluyendo ambos tanques de O2. Utilicé O2 del tanque principal desde el despegue hasta los 13 000ft, hice el switch de tanques dos minutos antes de saltar y volé con el O2 del tanque de “bailout” activado.

En paralelo, durante todo el periodo y hasta el día anterior al salto hice un entrenamiento físico cinco días a la semana llamado training de intervalos de alta intensidad (High Intensity Interval Training o HIIT). Básicamente son 50 minutos en los que hago 40 ejercicios diferentes con pesas y peso propio en un rango de trabajo de entre 70 y 90% de mi frecuencia cardiaca máxima con periodos de descanso no mayores a los 30 segundos.

Si bien este entrenamiento no incrementa la masa muscular si mejora sensiblemente la fuerza y resistencia. Un mes antes del salto podía mantener una plancha horizontal durante 5 minutos y hacer 60 flexiones de brazos en 60 segundos, mas que suficiente para el vuelo previsto.